Tramex PRFV de AgruQuero

Tramex PRFV. ¿Puede sustituir al Tramex de acero?

El Tramex metálico es una de las soluciones más utilizadas para cubriciones, pasarelas, escaleras, plataformas, etc. Tiene distintas dimensiones tanto en la luz de la malla como en el canto para aguantar mayores cargas y es la más comercializada en todo el mundo.

Sin embargo, el Tramex PRFV (Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio) también tiene numerosas cualidades y muchos profesionales se preguntan si puede ser una solución tan efectiva como el acero galvanizado. En este post vamos a analizar el Tramex PRFV a fondo para conocer todas sus características y aplicaciones.

¿Qué es el Tramex PRFV?

El PRFV es un material formado por resina de poliéster reforzada con fibras de vidrio. Su matriz de plástico suele ser un polímero termoestable (poliéster ortoftálico o isoftálico, viniléster o epoxy), todo dependerá de sus características físicas (la tensión máxima admisible) o químicas (cómo responde a los agentes químicos).

El Tramex PRFV se fabrica mediante moldeo y podemos encontrar numerosos modelos, dimensiones y acabados. Otra característica muy importante del Tramex PRFV es que mantiene todas las ventajas de la fibra de vidrio, es decir: su baja densidad (1.5 kg/m³), el bajo mantenimiento, la no-conductividad, su resistencia al fuego y a la corrosión, etc.

¿Tramex PRFV o Tramex de acero?

El concepto de construcción de los tramex de fibra y los metálicos es completamente diferente. El metálico dispone de unas varillas separadoras y unas pletinas portantes que siempre deben apoyarse en los extremos porque son las que realmente aportan la resistencia. Por su parte, la única función de las varillas separadoras es la de dar forma a la malla, sin aportar resistencia, tan solo peso. De hecho si no estuvieran las varillas la resistencia sería la misma.

En el caso del Tramex PRFV dispone de unos cordones de fibra de vidrio recubiertos de resina de poliéster con forma reticular que se entrelazan y cruzan entre sí, por lo que el bloque es mucho más compacto y tiene resistencia bidireccional.

Esta es la gran diferencia con los Tramex metálicos, que el PRFV actúa como un conjunto y da igual que no tenga apoyos porque el bloque siempre va a ofrecer resistencia, pero además, también va a tener mucha elasticidad, porque ante una sobrecarga se doblará pero después volverá a su forma original. Esto no ocurrirá nunca en el Tramex metálico, ya que tras una sobrecarga quedará deformado de forma permanente.

Por ejemplo, si se coloca un tramex metálico a la entrada de un garaje, se terminará hundiendo por las sobrecargas y porque algún vehículo puede pisarlo en sentido paralelo que es donde menos resistencia ofrece. Las pletinas portantes que están apoyadas en sentido transversal son las que hacen todo el trabajo y aportan la resistencia necesaria.

Las rejillas Tramex PRFV tienen igual o mayor resistencia mecánica que las rejillas de acero inoxidable y con la mitad de peso. Además, son mucho más elásticas y flexibles. Por lo que podemos afirmar que son realmente competitivas respecto al Tramex de acero inoxidable, mucho más duraderas y con un mantenimiento más bajo.

Ventajas del Tramex PRFV frente al Tramex de acero

Estos son los principales beneficios de los Tramex PRFV frente al Tramex de acero tradicional:

  • Mayor resistencia mecánica: el Tramex PRFV puede soportar cargas enormes y absorber tantos impactos o más que el Tramex de acero.
  • Resistencia a la corrosión: pueden resistir perfectamente la corrosión atmosférica y numerosos agentes químicos.
  • Instalación sencilla: es un material ligero y fácil de cortar para instalarlo. Tiene una densidad 3 veces menor que el aluminio y 4 veces menos que el acero.
  • Material antideslizante: las rejillas de Tramex PRFV reducen considerablemente el riesgo de resbalar en relación a las de acero.
  • Resistente al fuego: es un material muy utilizado en proyectos que requieren una seguridad alta contra incendios.
  • Muy económico: debido a su instalación sencilla, su larga vida útil y su falta de mantenimiento los costes económicos se reducen mucho.
  • Variedad de modelos: se adaptan perfectamente a cualquier proyecto por su amplio catálogo de modelos, tamaños y dimensiones.
  • Material aislante: el Tramex PRFV es un gran aislante magnético y térmico, no necesita toma de tierra y puede operar con temperaturas de -100°C hasta 180°C.
Ventajas de Tramex PRFV

Como vemos, el uso de Tramex PRFV está creciendo poco a poco debido a su durabilidad, su resistencia a la corrosión y su mínimo mantenimiento. Además, disponen de mayor flexibilidad y elasticidad y no se deforman con el paso del tiempo. Si necesitas Tramex PRFV para tu obra no dudes en contactar con nosotros. Nuestros expertos te asesorarán como te mereces.

Leave a comment

catorce + 15 =